Conviértete en Olé Vendedora
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Mamá cosciente

¡Feliz día mamás Olé!

Corazón con flores que refleja el amor de una madre

Ser mamá es tal vez uno de los trabajos más intensos y demandantes del camino de tu vida, pero sin lugar a dudas el más gratificante y con el cuál aprendes y te retas a diario para ser mejor persona y mejor mujer.

Esta labor requiere gran parte de tu energía, tiempo y dedicación, por esto es importante hacerlo de una forma consciente y cuidadosa, no solo para darle lo mejor a tus chiquis, sino para estar bien contigo misma y así lograr el equilibrio perfecto para entregarle amor, cuidado y bienestar a tu familia.

Ser mamá consciente significa ir más allá de lo cotidiano, establecer una conexión sensorial con tus hijos. Aprender a observarlos, sentirlos, escucharlos sin apuros, es vivir al límite todas las experiencias que trae consigo “ser mamá”.

Es encontrar una conexión espiritual e íntima contigo misma y los seres que te rodean, es ser capaz de reconocer las necesidades emocionales propias y las de tu familia.

Es poner límites sanos cuando debes ponerlos, es abrazar con amor todos los errores que cometes en el camino porque tienes la labor de formar a tus personitas al ritmo que te formas a ti misma.

Es disfrutar las risas y los momentos de felicidad, y guardarlos en la memoria como el combustible para seguir avanzando, mientras entiendes que no hay un manual específico para aprender a ser mamá y que todas tus acciones son producto de las herramientas que tienes en el momento, así que es importante retarte a ti misma por adquirir siempre más conocimiento para ejercer tu papel de madre de la mejor manera.

Ser mamá consciente es sin duda, entender que el bienestar de tu familia depende únicamente de tu propio bienestar.

En este artículo, hablaremos de algunas herramientas que te ayudarán con el cuidado de tus pequeños a través de prácticas sanas y cotidianas pero realizadas de manera consciente para lograr una conexión con ellos, además te entregaremos algunos tips para  el fortalecimiento de tu autoestima a partir del cuidado y rutinas enfocadas en el amor que te entregas a ti misma.

Conexión consciente con tus hijos:

¿En el agitado camino de ser mamá, te has tomado el tiempo para oler, sentir y escuchar a tus hijos de manera consciente?

Estás prácticas suenan muy simples pero son quizás las más importantes para empezar a descubrir las necesidades de tus hijos y comenzar a ejecutar planes de acción para satisfacerlas. A continuación te recomendamos algunas rutinas que puedes establecer con tus chiquis para lograr estos espacios de conexión:

1. Alimentación saludable

Conoce muy bien todos los grupos de alimentos para incluirlos en la dieta de tus hijos, haciendo preparaciones novedosas o fuera de lo común al menos una vez a la semana. Así puedes establecer esta rutina como un espacio en el cuál los involucres en la preparación de sus comidas y lograr que se muestren más interesados y abiertos a consumir nuevos alimentos, al mismo tiempo que compartes con ellos y creas una experiencia que te permita dar y recibir amor.

2. Espacios de relajación

Idea momentos en los cuáles puedas conectar con tus pequeños a través de los sentidos, puedes incluir prácticas de meditación conjunta, masajes relajantes, tardes de pelís juntos, momentos de pintura o de canto. Todos estos rituales te van a permitir interactuar con ellos de una manera consciente, sana, espiritual y tranquila creando lazos a partir de aromas, texturas y sonidos.

3. Hábitos de escucha

Saber escuchar las necesidades de tus hijos es muy importante para poder entender sus comportamientos y las razones de sus acciones, crear una buena comunicación con ellos te permitirá adquirir herramientas para generar en tu familia hábitos de vida saludables y fortalecer su confianza, carácter y por ende el bienestar mental de todos los miembros de la familia.

¡Mamá consciente!

Te regalamos una meditación para conectar con tu ser y reconocer lo valiosa que eres como mamá y como mujer

Conexión consciente con tu ser:

¿Hace cuánto no tienes un espacio para consentir tu alma, tu cuerpo y tu mente?

Para una mamá lo más importante siempre será el bienestar de sus hijos, pero en medio del afán del día a día se comete el error de pensar que dedicarse espacios para el autocuidado o el crecimiento interior y exterior no es importante o no está dentro de las prioridades de ser la mamá que quieres ser, y esto es un error que aproximadamente el 80% de las madres de nuestra sociedad repiten a diario. ¡Pero calma! ¡no te juzgues!, lo importante es reconocerlo e idear estrategias para hacer que tu autoestima y bienestar estén tan altos que te permitan convertirte en esa mamá imparable que siempre has querido ser.

Aquí te regalamos algunos tips:

1. Rutinas de autocuidado

Es importante que te dediques un tiempo del día o de la semana para cuidar tu cuerpo, tu rostro y tu cabello. Establece horarios que sean únicos para ti y respétalos, en este tiempo, organiza tus uñas, consciente tu cuerpo, hazte rutinas capilares y faciales, explora outfits nuevos o haz algún ejercicio. este tipo de prácticas te permitirán conectar con tu interior y reflejar en tu entorno la gran mujer que eres, además de cuidarte, verte y sentirte hermosa.

2. Ejercita tu mente

Ser una mamá consciente implica estar en constante aprendizaje, tanto personal como enfocado a la maternidad, así que dedica al menos 30 minutos del día a leer temas de interés, ver series o documentales que te gusten y te enriquezcan como persona, escuchar un podcasts o escribir tus ideas y sentimientos para explorar una forma diferente de liberar tu mente de las emociones que se adquieren en el día a día.

3. Hábitos de escucha

A Veces es necesario desconectarnos de la realidad para recargar baterías y conectarnos con nuestro ser, realiza ejercicios de respiración consciente, ten una cita con tu pareja y fortalece ese lazo que como padres en ocasiones se descuida, sal con tu mejor amiga y habla con ella por horas sin parar, vuelve a asumir tu rol de hija y comparte una tarde de café o vinos con tus padres. Recuerda todas esas cosas que te han hecho feliz y vuelve a practicarlas.

Mamá, recuerda que ser consciente de la forma en la que asumes tu maternidad te va a permitir valorarte a ti misma, amarte sin limites, explorar todas tus facetas, retarte a ser mejor cada día y por ende generarle a tu familia y a tus hijos estabilidad mental y emocional.

Una Mamá feliz siempre tendrá las mejores herramientas para hacer de sus hijos personas seguras, amadas y sin lugar a dudas auténticas. ¡Feliz día mamá consciente!.

Artículos relacionados